Consejos, artículos, testimonios y másTips

Técnicas de respiración para relajarte y liberar el estrés

técnicas de respiración

La respiración es una de las funciones básicas del organismo que nos permite obtener el oxígeno necesario para la supervivencia.

Las técnicas de respiración pueden ser útiles para relajarte y ayudar a aliviar el estrés, los problemas para quedarte dormido, la sensación de estar presionado, etc.

Podemos realizar un conjunto de ejercicios respiratorios en casa que nos ayuden a conseguirlo. 

El control de la respiración es uno de los medios más eficaces de intervención a nivel mental y corporal.

Las técnicas de respiración ayudan a disminuir la ansiedad, relajar los músculos e incluso a mejorar la concentración.

Respiración diafragmática/abdominal

En un lugar tranquilo y callado, busca un asiento cómodo. Cierra los ojos, coloca tus manos en tu abdomen justo abajo de las costillas, inhala por la nariz. Siente tu abdomen expandirse. Exhala por la boca con los labios como dando un beso, siente tu abdomen volver a la normalidad.

Respiración profunda

La respiración profunda requiere que el aire entre lentamente por las fosas nasales, llenando los pulmones y elevando el abdomen para finalmente por la boca.

Las técnicas de respiración pueden ser útiles para relajarte y ayudar a aliviar el estrés

Se basa en tomar aire por la naríz, mantenerlo en los pulmones y finalmente exhalar. Cada uno de los pasos ha de durar alrededor de tres segundos: “regla de 3×3”.

Respiración alternada por las fosas nasales

Se basa en la alternancia entre las fosas nasales a la hora de inspirar. En primer lugar se procede a tapar una de las fosas nasales, para realizar una inhalación profunda por la fosa nasal libre. Una vez inhalado, se procede a tapar la fosa nasal por la que ha entrado el aire y destapar la otra, por la cual va a producirse la exhalación. 

Práctica las diferentes técnicas de respiración

Respiración completa

La respiración completa,  se realiza unificando las tres respiraciones anteriores: abdominal, torácica y clavicular.

Coloca las manos como en la respiración abdominal. Inspira lentamente por la nariz, lleva el aire hacia el abdomen, posteriormente a la zona de las costillas intentando que éstas se expandan y por último hacia la clavícula. Retén el aire unos segundos.

Comienza la expulsión en el sentido inverso. Primero clavícula, luego las costillas y por último la zona abdominal hasta quedarse sin aire. Haz varias repeticiones.

Las técnicas respiratorias aportan serenidad, claridad y concentración.  Es estupendo a todos niveles: tanto en lo físico, como en lo emocional y en lo mental. Algunos beneficios obtenidos son:

  • Aprovecha y amplia toda nuestra capacidad pulmonar
  • Proporciona una gran oxigenación
  • Activa la circulación y tonifica el corazón
  • Masajea los órganos
  • Nos entrena en el autocontrol
  • Mejora la percepción de uno mismo, y por ende la autoestima
  • Proporciona serenidad y concentración

Mientras el estrés, la frustración y otros contratiempos diarios siempre estarán allí, la buena noticia es que también lo estará nuestra respiración.

TU SALUD ES UN ASUNTO QUE NOS INTERESA

¡Gracias por compartir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *