Consejos, artículos, testimonios y másTestimonios

Afectaciones en la cara trastorno del tercer par craneal

En la practica clínica que hemos tenido a través de casi 20 años, era mas común atender parálisis faciales en la que solo se involucraban músculos de la cara (parálisis de nervio facial) en las que se apreciaba la boca de lado, el inadecuado movimiento del parpado del lado afectado, pero a ultimas fechas hemos atendido cada vez mas casos parálisis en las que se involucran otros pares craneales como es el caso que te presentamos de la parálisis de nervio óptico.

Los trastornos del tercer par craneal pueden afectar la movilidad del ojo del lado afectado o la función de la pupila. Lo que uno aprecia en la persona que lo sufre es:

1.- Diplopía ( es la visión doble, la percepción de dos imágenes de un único objeto),
2.- Ptosis (caída del parpado)
3.- Paresia (disminución, parálisis) de la aducción ocular  (desviación lateral) y de la mirada hacia arriba y hacia abajo.

Primer día, antes de empezar tratamiento

Se presentan características muy especificas cuando esta o no afectada la función de la pupila.

Si la parálisis afecta a la pupila, se encuentra a la persona con la pupila dilatada y se deterioran los reflejos fotomotores, en otras palabras no regula la entrada de luz y el paciente te describe estar lampareado.

Cuando la pupila no está afectada o los pacientes se encuentran cada vez más hiporreactivos, (su ojo no trabaja). Entre las causas que pueden producir trastornos del tercer nervio craneal (oculomotor) que causan parálisis y afectan la pupila comúnmente son:

  a).-  Aneurismas (en especial de la arteria comunicante posterior)

  b).- Herniación encefálica transtentorial

  c).- Meningitis que afecta el tallo cerebral (por ejemplo, la meningitis tuberculosa) menos común.

La causa más usual de las parálisis que no afectan la pupila, sobre todo de las parálisis parciales, es:

Isquemia del III nervio craneal (con frecuencia secundaria a diabetes o hipertensión) o del mesencéfalo. En ocasiones, un aneurisma de la arteria comunicante posterior produce una parálisis oculomotora y respeta la pupila.

Características de parálisis del tercer par craneal.

En la persona que sufre de parálisis del tercer nervio craneal, padecen diplopia y ptosis (caída del párpado superior). El ojo afectado puede desviarse levemente hacia afuera y abajo en una mirada recta hacia adelante; la aducción es lenta y es posible que no prosiga más allá de la línea media. Se afecta la mirada hacia arriba. Cuando se intenta mirar hacia abajo, el músculo oblicuo superior produce una leve aducción (movimiento hacia la nariz) y rotación del ojo.

  • Una parálisis del tercer par craneal puede afectar los movimientos oculares, la respuesta de las pupilas a la luz, o ambos.
  • Estas parálisis pueden ocurrir cuando se ejerce presión sobre el nervio o el nervio no recibe suficiente sangre.
  • Las personas afectadas sufren visión doble al mirar en ciertas direcciones, el párpado se cae y la pupila puede estar agrandada (dilatada).

La pupila puede ser normal o estar dilatada; su respuesta al reflejo fotomotor (respuesta a la luz) directo y consensual puede ser lenta o estar ausente (defecto eferente). La midriasis (dilatación pupilar) puede ser un signo temprano.

¿Como se puede saber si tienes trastorno del nervio óptico?

El diagnóstico se realiza con:

  1.     Evaluación clínica oftalmológica
  2.     Tomografía computarizada (TC) o Resonancia magnética (RM)
Después de 5 días del tratamiento

Debemos tener cuidado y diferenciar un trastorno de tercer par craneal con los siguientes padecimientos:

  1.    Lesiones mesencefálicas que interrumpen el fascículo oculomotor (síndrome de Claude, síndrome de Benedict)
  2.    Tumor o infección leptomeníngea
  3.    Enfermedad del seno cavernoso (aneurisma gigante de la carótida, fístula, o trombosis)
  4.    Lesiones estructurales intraorbitarias (p. ej., mucormicosis orbitaria) que restringen la motilidad ocular
  5.    Miopatías oculares (p. ej., debido a hipertiroidismo o trastornos mitocondriales)
  6.    Trastornos de la unión neuromuscular (p. ej., debido a miastenia grave o botulismo)
Nuestro paciente Filiberto comparte su opinión sobre su mejoramiento

NUESTROS PACIENTES OPINAN, ASÍ QUE NO OLVIDES DEJAR TUS COMENTARIOS Y COMPARTIR, AYUDA A ALGUIEN QUE LO NECESITE.

Deja un comentario